Esta novedosa técnica estética, basada en el láser de diodo, estimula fisiológicamente el metabolismo de las grasas. Sin incisiones, agujas, heridas ni cicatrices

Cada vez son más frecuentes los problemas de obesidad debido al tipo de vida sedentaria que llevamos.
El Laser de Diodo Lipolitico es una nueva herramienta muy efectiva en los problemas de adiposidad localizada, gracias a un tratamiento indoloro basado en la aplicación de láser de diodo de baja potencia, con efecto lipolítico.

Esta nueva técnica es capaz de estimular la cadena enzimática fisiológica del metabolismo de las grasas. Gracias al láser de baja potencia se consigue una fotolipólisis que fragmenta los triglicéridos y los transforma en glicerol, ácidos grasos y agua, que se eliminarán por las vías linfáticas.

El laser de diodo, se puede aplicar en todas las zonas donde exista grasa localizada, con o sin flacidez, brazos, muslos, cartucheras, papada, abdomen, para reducir volumen como para combatir la adiposidad localizada en zonas rebeldes.

Resultados clínicos

Resultados inmediatos, visibles desde el primer tratamiento. La investigación con el Laser de Diodo Llipolitico  demostró la evacuación del contenido intersticial tras unos minutos de tratamiento, siendo visibles los resultados desde la primera sesión.
En el estudio médico realizado, los pacientes lograron una pérdida total de la medida, de entre 3 y 5 cm de reducción con 8 sesiones.

Tratamiento

Se puede aplicar en todas las zonas donde exista grasa localizada, con o sin flacidez: brazos, muslos, cartucheras, papadas, abdomen…, tanto para reducir volumen como para combatir la adiposidad localizada en zonas rebeldes.
El número de sesiones y la frecuencia semanal dependerá de la zona y necesidad de reducción. Es necesario un número menor de sesiones que otros tratamientos,  en la mayoría de los casos, para reducir el contorno.

Es recomendable mantener unos hábitos alimenticios saludables básicos para que el tratamiento con laser de diodo sea un éxito. Aquí te indicamos las reglas que ayudan en la batalla contra el acúmulo de grasa:

• Eliminar o moderar el consumo de alcohol, café y tabaco, que tienen efectos perjudiciales sobre el sistema circulatorio venoso y linfático.

• Seguir una dieta de combinación de alimentos. Consiste en no mezclar los productos protéicos con los ricos en hidratos de carbono en la misma comida.

• Hay que evitar el consumo abusivo de sal, ya que retiene agua en los tejidos, y eliminar de la dieta los alimentos salados por naturaleza, como los quesos, las carnes y los pescados ahumados o conservados en lata.

• Beber agua y realizar media hora de ejercicio diario favorecerá y agilizará los resultados.

 


Siguenos en facebook Canal Youtube
Profesionales miembros de:    SECPRE     AEDN     SEME
Click aquí